viernes, 20 de marzo de 2009

"Entre ceja y ceja" o como desenmascarar la politica del terror


En estés tiempos de extraños momentos de emociones incalculables me esfuerzo en intentar volver a una rutina destruida, resolver las ruinas de mi katrina interior, y no conozco otra manera de intentar hacer orden en este desorden que no sea por la lectura.
Ante esta lógica aplastante ayer decidí leer el libro de Txalaparta titulado“Entre ceja y ceja”, esta escrito por Luis Berioz, padre del preso político Jon Ander. Y justo sobre este su hijo gira el libro, o más bien de la lucha sin fin que su padre decide emprender por desenmascarar con sus artículos en los medios escritos vascos , a los torturadores que machacaron a su hijo así como a sus jefes, y a todos eses jueces , fiscales y doctores que conforman la gran cadena de eslabones a sueldo de Lakua.
Mediante estés artículos el torturador de su hijo sé vera por primera vez inquieto, puesto que ve por primera vez que su impunidad total puede no ser tal, y el miedo mezclado con el odio siembra su vida.
El Libro en si es una novela magnifica mezclada con los artículos publicados, nos demuestra con hechos fehacientes los medios policiales utilizados contra todos aquellos que huelan a disidencia, así como el cheque en blanco del que gozan los torturadores tanto por el gobierno de la CAV así como por el gobierno de Madrid.
Cuando quieren resultados azuzan a los perros y estos que salgan de cacería, y como no esos perros están bien adiestrados como dice el hertziana Manuel salvidela “me siento orgulloso de hacer lo que hago disfruto torturando, y no hay mejor premio para mi trabajo que pensar que la gente que pasa por mi mano jamás me olvida, que los marco de por vida”, ya que el miedo es la droga de estés cobardes.
Reitero un libro espeluznantemente realista, y de una lectura amena y muy ligera solo diré que lo empecé a leer ayer a las 17:30, y las 22:00 ya había terminado las 277 paginas del libro, una lectura sin descanso de estas que enganchan en la que deseas que termine cada pagina para empezar otra, pero por otro lado temes el fin del libro esa rara sensación de querer acabar, mientras sueñas con volver a empezar.

Os dejo un fragmento de uno de los artículos que se reflejan en el libro, es un articulo que dirige Luis Beroiz a Joaquín almunia excompañero suyo de estudios:

“Si de algo, de nada mas por cierto, estoy agradecido a la universidad es de haberme dado la oportunidad de conocer a gente como tu koki. Clarividente, luchador y comprometido, tu inconformismo te acarreó, como a otros muchos, problemas con el dictador de Markina. Pero poco importaba eso entonces. Tú de la A y yo de la B, irremediablemente juntos, pues el pupitre pasaba a ser de nuestra propiedad, supongo que para facilitar el pase de lista y hacerlo por huecos. Muy cerca, detrás con otras letras del abecedario, se sentaban conocidos amigos pertenecientes a la organización armada. Tampoco importaba demasiado.
Buenos tiempos aquellos. Siempre he sentido tu aprecio, KOKI, como tu has tenido que sentir necesariamente el mío. No en vano compartimos juntas, pues suelen ir tradicionalmente unidas , la dictadura del militar y la del fraile; tambien compartimos vinos, noches de juerga y noches de centramina, pero sobre todo compartimos el ideal de una vida más justa, más libre para todos. A ti luego te dio por la política, por la alta, a mí por todo lo contrario, pues nunca he militado ni, a mi edad, creo que se me vaya a ocurrir hacerlo. Mi tiempo libre lo dedique a enseñar a jugar a pelota a los chavales de mi pueblo.
La ultima vez que nos vimos fue, tras dos días de convivencia en Santillana del Mar con nuestras esposas y compañeros de estudios, en el patio de la capilla de la Universidad, ya en Deusto, donde, como colofón, se celebro una misa creo que por los antiguos alumnos fallecidos, y a la que yo acababa de asistir por deferencia y a la que tu no asististe por convicción. El plato fuerte, a la salida , versó fundamentalmente sobre la corrupción que reconociste en integrantes de tu partido, concretamente en los propiciadores de esa aberración que supone el pantano de Itoitz. A la sazón, no estoy seguro, creo que eras Ministro, no sé de qué , por que lo fuiste meritoriamente de varias carteras.
Desde entonces, Koki han pasado algunas cosas. Y de cierta importancia. Tú conseguiste las más altas cotas de poder en tu partido , cuando fuiste elegido su Secretario General y propuesto para presidente de la nación. Más no se puede pedir en política. Yo, en cambio, he devenido en padre de preso político vasco. Tú, ahora desde tus cargos de diputado socialista e integrante de su comité federal, no te has opuesto y has consensuado ese fascista Pacto de las Libertades que nos convierte a todos, a mí, a mi hijo y a sus amigos, en terroristas, unas veces en grado de colaboración y otras en grado de pertenencia. Tú sabrás por qué lo has hecho.

Hoy gracias a ti y a vuestro pacto, se es presunto por montar una barricada, por llevar una pancarta, por quemar un cajero, por dirigir un periódico, por llevar unas cuentas, por pensar en independentista, por votar descaradamente nulo. Hasta por escribir esto que estás leyendo.

Nos llevaron al chaval, Koki, una noche necesariamente de luna, pues todas lo son. Nos lo torturaron hasta la extenuación animales de cara descubierta, tal es su impunidad. Ha sido de pura casualidad que no nos lo habéis devuelto, tu y tu Pacto, en caja de madera, tras el accidente mortal de Aranjuez. No estáis permitiendo , tú y tu Pacto, que se le atienda médicamente como persona. Con las ratas tenéis mas deferencias que con él. No puedo obviar que me vengan a la memoria aquellas noches estudiando todos juntos en casa de Félix. Tampoco va poder matricularse en donde y en lo que le gusta por que se lo habéis impedido porque tú y tu maldito pacto habéis dicho, sin todavía juzgarlo, que entra dentro de vuestro perfil de terrorista. Él que ha pasado por tantos horrores. Ya tenéis en vuestras manos a nuestro hijo y a sus amigos, ya habéis llenado de terror nuestras vidas ¿qué mas os queda por hacerles?¿ Que mas os queda por hacernos?.
Te oí, hace unos días, en la radio . Mencionaste, atribuyéndotela, la palabra demócrata una docena de veces y otra docena esta vez atribuyéndola a otros, la palabra terrorista. Mira Koki, si ser demócrata es ser como tú y todos los corruptos y “galosos” asesinos que te rodean y ser terrorista es ser como mi hijo y sus amigos, ya puedes ir poniéndome los grilletes, porque prefiero mil veces a ese terrorista que a ese demócrata. Cuán profundamente has cambiado Koki. Cuán perversos son los tentáculos del poder.

-----Pero ¿quién es ese Koki...?
Y yo le respondo. Koki es José Joaquín . José Joaquín Almunia Aman. El del jersey rojo, en la foto encuadrada en antillana del Mar. Aquel amigo para el que no sé si me queda un poco de aprecio, un mucho de miedo, un poco de asco o un montón de pena. Elige tu mismo”