viernes, 15 de mayo de 2009

Discurso del Camarada Fidel Castro sobre la autodeterminacion



He transcrito este discuros del segundo tomo del pensamiento castrista, en el castro hace una reflexion muy interesante sobre el derecho a autodeterminacion de los pueblos, y lo necesario que es este para alcanzar tanto un socialismo real, como una verdadera libertad, un comunista honesto ha de tener siempre como uno de sus objetivos primordiales la libertad de los pueblos ocupados u oprimidos, sino estara pecando de imperialismo como el capitalista.



"Discurso en la cena martiana organizada por el Instituto Nacional De ahorro y vivienda (INAV)
La Habana, 27 de enero de 1960







La gran realidad es que había un sistema por entero dedicado a dirigir la mente de nuestros conciudadanos en el sentido que más convenía a determinados intereses y que la influencia cultural que recibíamos era tan evidentemente antinacional y anticubana, que los cubanos hemos vivido bajo influencias extrañas; que todos los medios, desde los libros de texto falseados por los farsantes, por los entreguistas y por los cobardes, hasta la mayor parte de la literatura y de los medios de divulgación que llegaban a nosotros, eran de procedencia extraña, e iban contra lo nacional, contra lo cubano; por que era todo un sistema influyendo sobre la mentalidad y hay mentiras, hay mentiras que nos hicieron creer de muchachos, que de mayores nos avergüenzan y nos indignan; hay verdades que hoy nuestro pueblo ve con tal claridad, que pensar en aquel pasado fraudulento, hipócrita y mentiroso, nos avergüenza.

Y a pesar de esa influencia, sin embargo, nos encontramos que las virtudes de nuestro pueblo fueron creciendo, y nos encontramos que en nuestro pueblo habia fuerzas suficientes para librarnos de las ataduras poderosas que realmente mantenían a nuestro pueblo sometido a una política y unos procedimientos que eran los más opuestos a sus intereses.

(.......) Y ese debe ser el propósito fundamental en un acto como este: fomentar lo que mas necesita un pueblo pequeño, lo único que salva a los pueblos pequeños: la dignidad. Y por eso, lo que nosotros tenemos que prometerle a nuestro Apóstol, lo que nosotros tenemos que jurar ante el recuerdo y ante la estatua de Martí, es ser un pueblo digno; lo que nosotros tenemos que jurar, ante la tumba de todos los caídos, es ser un pueblo digno; por que los pueblos luchan, no por razones baladíes; los pueblos luchan por grandes aspiraciones, los pueblos luchan por grandes objetivos que les permiten el pleno desenvolvimiento y desarrollo como pueblo libre; los pueblo luchan por grandes afanes; y cuando se habla de soberanía, cuando se habla de autodeterminación, se habla del derecho a labrarse su propio porvenir, se habla del derecho a disfrutar de sus propios recursos, se habla del derecho a disfrutar los frutos de su trabajo, se habla del derecho a progresar en el orden moral, en el orden espiritual y también en el orden material; se defienden grandes intereses nacionales cuando se habla de autodeterminación y de soberanía, y cuando se habla ademas de justicia , de justicia social, quiere decir que los pueblos, no solo no deben resignarse a vivir bajo el dominio de otros pueblos, sino que dentro del pueblo, sino que dentro de las naciones, los pueblos no deben resignarse a vivir bajo bajo el dominio de los privilegios. Porque los pueblos deben aspirar a ser libres fuera y libres dentro. A Veces hay independencia nacional, pero no hay libertad dentro de una nación por que no hay justicia; luego, hay que luchar por esos dos principios, ya que de nada vale que los pueblos sean considerados teóricamente soberanos, teóricamente libres, si la esclavitud más espantosa, la explotación más despiadada, se está padeciendo dentro de los límites de ese pueblo llamado teóricamente libre, porque cuando no son intereses extranjeros, son intereses de exiguas minorías nacionales.
Y la autodeterminación o la independencia no la necesitamos para vivir esclavizados dentro, la necesitamos sobre todo para vivir libres dentro , libres de privilegios o intereses de dentro o de fuera. De ahí que la lucha revolucionaria por la justicia social tenga que ser necesariamente una lucha por la reafirmación de la soberanía nacional, puesto que no puede considerarse un pueblo libre , un pueblo que no tenga derecho a conquistar la libertad dentro de su propio territorio, no puede considerarse un pueblo libre, un pueblo que no tenga libertad para implantar la justicia social, y los problemas gratuitos, no han sido problemas suscitados por la afición de sus gobernantes, han sido problemas suscitados por nuestro propósito de hacer justicia social, y para ello tener que reafirmar nuestra soberanía, ya que nosotros no hemos pretendido legislar en otros territorios y los problemas se han suscitado por legislar dentro de nuestro propio territorio, no por hacer leyes para otros pueblos, sino por hacer leyes de nuestro pueblo. Y es curioso, como lección de política, es curioso, como enseñanza esclarecedora, el que un pueblo por hacer leyes dentro de su propio territorio, por hacer leyes para su propio pueblo, tenga que buscarse dificultades de carácter internacional.

Eso quiere decir que la palabra independencia, la palabra soberanía, la palabra republica, ha sido muchas veces una ficción. La lucha revolucionaria es por eso una lucha por la afirmación plena de nuestra soberanía; y, por eso, para llevar adelante nuestra obra, que no persigue otro propósito que el hacer feliz a nuestro pueblo, que librar a nuestro pueblo de todas las miserias y los males que lo agobian, lo cual hace que nuestra causa sea la mas justa de las causas , porque es la lucha de un pueblo que aspira a vivir de sus recursos y de su trabajo, que aspira a vivir y a desarrollarse con lo suyo, por lo suyo y para los suyos sin quitarles nada a otros pueblos, porque es aquí donde se está desarrollando nuestra Revolución y por eso los dos factores: Dignidad y justicia de la causa que se defiende, son los factores suficientes para que un pueblo pequeño logre un propósito, un ideal grande. Y esos dos factores son los dos factores con que nosotros contamos (.....)
"

1 comentario:

anarko dijo...

como siempre muy buenas palabras a unque no he estado deltodo de acuerdo con el siesema castrista pero su discurso cmo siempre sienta catedra