lunes, 11 de mayo de 2009

sueños de lujuria y sinceridad


Hoy me he vuelto a perder en mis sueños de pasados mejores, en esa mirada de ojos azules perdidos sobre el cuerpo desnudo, que hace pocos días disfrute, mi pequeña virgen mil veces desvirgada, hoy he soñado con su mirada, compasiva tierna clamando mi atención suplicando por mi ser.
Esa cara pálida pero a la vez viva en ese cuerpo lejano y alargado, con sus largas piernas retando al cielo, y abrazando pasional mis estrechos músculos y frágiles huesos. Hoy la habría amado como ayer la ame o como la amare cada vez que una dulce imagen me brinde esos ojos azules, sean lo que sea el azul ahora siempre será ella.

No soy precisamente un titán es mas no llego ni ha hombre de latón ni a muñeco de paja, existo por que si y así arrastro mi figura por las calles oscuras, encorvándome como la chusma que casi siempre me acompaña. Pero aun así parece que mi desidia mi falta de sangre me hace un tipo interesante de esos intrigantes, que atraen que gustan hasta que los conoces lo suficiente como para odiarlos o temerlos. La mayoría de los que me conocen bien dicen eso que doy miedo, que soy titán de paja pero lo peor esta dentro en esa ira incontrolable, violento como un chico de kubrick así soy, que le voy hacer si desde la infancia, mame la agria leche del desencuentro, desde muy niño soñé con mi ataúd clavado ya bajo tierra, he superado con creces la edad que cuando era mas pequeño soñaba con mi muerte. Ahora resistir es mi territorio, soñando con gustar a alguna alma perdida que se deje llevar por mi dura mirada, mi indiferencia siempre mi mejor arma.
Aire de intelectual encerrado en engendro del Lumpen ese soy yo.

1 comentario:

Pablo Maza dijo...

Para que luego digan que ya no quedan poetas rojos. jejeje. Enhorabuena, está genial