martes, 21 de julio de 2009

La Ley del menor amparo de monstruos y violadores.


Sin duda vivimos en un mundo de locos, dominado por una sociedad sin escrúpulos una sociedad fruto del sistema capitalista, carente de valores humanistas básicos, y morales de primer rango. Ante tal panorama vemos aflorar cada día mas la delincuencia, en los miembro mas jóvenes de esta sociedad, cometiendo crímenes atroces para el delincuente más adulto, y que para ellos no pasan de ser meros juegos amparados por el sistema permisivo que los ha creado.

Estés jóvenes son mucho más que delincuentes, son monstruos pues carecen de sentimientos básicos, como la piedad o el arrepentimiento, la compasión o el dolor, seguramente tanto ajeno como propio.
Sin duda no es culpa de ellos en lo que se han convertido, es culpa del entorno y el sistema, de familias que tienen niños como quien compra un perro, sin saber si lo podrán mantener o darle una buena educación, el estado ampara este tipo de familias dando ayudas o pisos de protección oficial, lo cual hace que la mentalidad tercer-mundista de estés individuos, opte por tener mas hijos para tener mas ayudas, sin pensar en que la proporción ayuda-gasto no es equiparable.
Como ya habréis percibido en los últimos párrafos estoy totalmente en contra de las ayudas económicas por nacimiento, el estado ha de ayudar a sus ciudadanos garantizando una sanidad publica eficiente y una educación ejemplar, en vez de regalando dinero a indeseables, un estado eficiente ha de cubrir a esos niños sus necesidades básicas hasta la edad adulta, con esto me refiero pañales, comida, material escolar, ropa etc....(reitero no regalar dinero)
Nada de regalar dinero a unos padres irresponsables para premiar su temeridad.
Es mas incluso en ciertos casos opino que el control de natalidad de Mao es necesario no en el caso del Estado Español donde el problema no es tan agudo, pero si en África, el establecimiento de controles de natalidad unido a una política penal severa, y nacionalización de bienes levantaría el continente africano en pocas décadas sin lugar a dudas.
Ante la perspectiva que se nos presenta con respecto a estas nuevas generaciones de monstruos en potencia, hemos de modificar la ley de enjuiciamiento a menores, dejarnos de pamplinas sobre edades mínimas, un violador es un violador tenga once o treinta años. Podrás optar por aplicarles penas diferentes mas o menos duras pero deben ser juzgados igualmente uno que otro. Un menor ha de saber que todo acto conlleva su castigo y que el estado esta aquí, tanto para velar por nosotros como exigirnos un mínimo de normas de ciudadanía un mínimo de humanismo, y respeto cara lo ajeno.

Hemos de quitarnos de la cabeza falsos preceptos supuestamente progres y falsos estigmas de comportamiento policamente correcto, y exigir penas duras para aquellos menores que cometan delitos graves, pues de no pararles los pies ahora caeremos en una acracia social incontrolable, las ley ha de cumplirse por todos igual niños mujeres y hombres, reitero matizando las condenas pero con igual dureza.

El caso de estos jóvenes que violaron entre siete a una chica de trece años con una leve disminución mental, debería darnos a pensar el tipo de monstruos que el sistema capitalista ha creado, que tipo de bestias tenemos sueltas por las calles, que se aprovechan de una pobre niña indefensa para saciar sus instintos más bajos, dichos niños en un estado civilizado habrían de tener una condena ejemplar de castración química y no menos de vente años de trabajos forzados por cabeza, no son niños son monstruos sin valores ni conciencia.

Reitero hemos de huir de lo políticamente correcto hacer de nuestro pensamiento un conglomerado más realista y materialista como diría Marx.

2 comentarios:

O Garcia do Outeiro dijo...

Concordo que isso é umha monstruosidade e que a culpa é nom apenas dos pais, mas tamém do Estado e da educaçom que dispensa, ou seja, do sistema de valores egocéntrico do capitalimo.
Ora bem, estes casos som muito marginais e para estas crianças as medidas devem ser de reducaçom nom de prisom, porque isso nom valerá para nada. A actual lei de 2000 feita polo PP, que agora querem mudar na sua táctica de "todo vale" para chegar à Moncloa, pode ser reformada, mas nom acho que devam aplicar-se penas de adultos a quem nom som adultos e actual assi porque venhem de entornos familiares problemáticos e a educaçom que dá a TV tampouco é mui boa.
Entom, discrepo contigo no de mao dura contra os menores de 14, porque a mao dura hai-lha que aplicar aos que fomentam umha sociedade em que um neno comete atrozidades inumanas... isto só passa nas sociedades "avançadas" por algo será.

octubre-rojo dijo...

Ogalla fora tan ben pensado coma ti e poidera creer que este tipo de monstruos con unha re-educacion adecuada conseguirian reintegrarse na sociedade, mais penso que un ser humano que leve acabo certo tipo de atrocidades non ten remedio algun.

O capitalismo co seu sistema consumista e os seus medios de comunicacion han creado unha xeracion de monstruos que nin eles saben controlar, e da que nos temos que defendernos.
Un ser humano deixa de ser tal cando perde a sua humanidade, nese intre non existe volta atras, por que no caso de existira e dito montruo recuperara a sua humanidade matariase asi mesmo pola carga da sua conciencia.